viernes, 20 de septiembre de 2019

Cinco claves para fomentar la satisfacción entre los empleados (por RRHHDigital)

Estamos en SEPTIEMBRE, mes de Bertha von Suttner como ejemplo de luchadora por el buen clima entre las personas en este Blog. Comparto con vosotros este artículo que me ha resultado interesante. 

Reconocimiento, sentido de propósito, desarrollo profesional, bienestar del personal y horarios flexibles



2019 es el año de la satisfacción de los Empleados. La satisfacción del personal está demostrando ser uno de los factores diferenciadores claves entre organizaciones. No solo atrae los mejores talentos, sino que también fomenta la fidelidad del personal y anima a los miembros del equipo a hacer su trabajo lo mejor posible. Por ejemplo, el famoso Googleplex con un gimnasio totalmente equipado, comida gourmet y masajistas, ha favorecido la aparición de algunas de las iniciativas más revolucionarias y lucrativas del siglo 21.

En su libro “La hipótesis de la felicidad”, el psicólogo conductual Jonathan Haidt descubre que los sentimientos, y no la lógica, es lo que nos impulsa. Esta hipótesis está respaldada por la investigación más reciente sobre la satisfacción del personal. Los investigadores han concluido que cuando los empleados se sienten bien, son impulsados a hacer su trabajo lo mejor posible. Ya sea a través de un programa de incentivos creativo, de los preparativos de alojamiento realizados para ellos en un viaje de negocios, o ya sea priorizando el bienestar.

lunes, 16 de septiembre de 2019

Los directores de RRHH ponen el foco en las soft-skills (por RRHHDigital)

Estamos en SEPTIEMBRE, mes de Bertha von Suttner como ejemplo de luchadora por el buen clima entre las personas en este Blog. Comparto con vosotros este artículo que me ha resultado interesante. 


Las 'habilidades blandas' permiten que los empleados puedan resolver los desafíos y problemas humanos que presentan las organizaciones


El mayor miedo de cualquier persona emprendedora es que su empresa u organización no esté lista para el futuro, y lo primero que nos viene a la mente es el temor de no contar con las infraestructuras o maquinarias modernas necesarias para la nueva era digital. En cambio, aún en en un mundo tecnológico y mecanizado, las organizaciones necesitan empleados capaces de manejar y resolver los problemas no-técnicos que presentan los negocios en cualquier mercado.

domingo, 1 de septiembre de 2019

SEPTIEMBRE: Bertha von Suttner, luchadora por la paz


Cuando se habla del clima laboral en las empresas se tiende a relacionar éste con la ausencia de conflictos entre compañeros de trabajo, el mantenimiento de la paz interna de los equipos y de las proyecciones (positivas o negativas) que se derivan de cara a los clientes y al exterior.

Este mes, que dedicaré a la importancia de las relaciones laborales positivas, quiero mencionar a un personaje histórico quizás poco conocido, pero a quien se le ha etiquetado como “la mujer de la paz”. Ella es Bertha von Suttner.


Bertha Felicitas Sophie nació en Praga en 1843. Hija póstuma del conde Franz Kinsky von Wchinitz und Tettau, muerto a los 75 años poco antes de que naciera ella, y de Sophie von Körner, se crió con su madre en un ambiente aristocrático y militar del Imperio Austrohúngaro. Tras varios años de pobreza familiar, en parte como consecuencia de la pasión de su madre por el juego, Bertha comenzó su actividad como periodista escribiendo para periódicos austríacos, interesándose especialmente por el tema del pacifismo. Se convirtió así en la primera escritora contemporánea que denunció de modo explícito el militarismo (curiosamente tipología de familia en la que se crió) y la irracionalidad de la guerra. En 1889, con 46 años, publica su novela Die Waffen nieder! (¡Abajo las armas!), que se convirtió rápidamente en un clásico del movimiento pacifista internacional, donde describe la guerra desde el punto de vista de una mujer, tocando la fibra sensible de la sociedad. Como reconocimiento a su trabajo, en 1905 se convierte en la primera mujer distinguida con el Premio Nobel de la Paz, premio que ella misma contribuyó a crear gracias a su amistad con Alfred Nobel, de quien fue secretaria. Bertha murió en Viena a los 71 años en 1914, a poco del comienzo de la I Guerra Mundial. 


Del mismo modo que Bertha reivindica en su obra la necesidad de crear organizaciones pacifistas fuertes, tribunales internacionales de arbitraje y la negociación como método de resolución de conflictos, las empresas requieren de esta filosofía como parte de sus valores con el fin de asegurar la integridad de los miembros de sus equipos y, en definitiva, de asegurar que tanto la misión como la visión se lleven a buenos puertos y se acaben consiguiendo los objetivos estratégicos marcados.

La empresa competitiva de hoy es aquella que está orientada hacia su equipo humano, generando entornos en los que se favorecen las relaciones interpersonales basadas en la confianza y donde las personas se sienten comprometidas con la organización y alineadas con la estrategia empresarial.


La implicación en el trabajo por parte de los empleados pasa porque estos se sientan valorados, seguros, apoyados, respetados y escuchados en su día a día. Obviamente, para que esto se dé necesitamos tener saneados diferentes factores/aspectos/estamentos en la organización:
  • Mandos que realmente sean líderes y no simplemente partes de la jefatura
  • Comunicación interna horizontal, vertical y transversal
  • Sistemas de compensación y retribución flexible que abarque al mayor número de personas posible
  • Compromiso bidireccional empresa-empleado
  • Posibilidades de fomentar el crecimiento no sólo profesional, sino también personal

Mejorando el clima laboral de la empresa podremos fijar nuestros valores, ser más competitivos, asegurar el éxito de las nuevas políticas que se pretendan implementar, aunar fuerzas para el trabajo en equipo, contagiar la positividad de manera interna y externa (fidelizando con más credibilidad a nuestros clientes) y, en definitiva, mejorando nuestros resultados.

"Después del verbo 'Amar', 'Ayudar' es el verbo más hermoso del mundo" 

 Otros artículos relacionados con el "clima laboral":



miércoles, 28 de agosto de 2019

El total es más que la suma de las partes (por Mundiario)

Estamos en AGOSTO, mes de Steve Jobs como ejemplo de líder que fomentó el trabajo en equipo en este Blog. Comparto con vosotros este artículo que me ha resultado interesante.

Las organizaciones deben tener muy en cuenta cómo constituir equipos de trabajo en los que sus integrantes no solo sean competentes como individuos o como profesionales, sino como miembros cohesionados en un proyecto conjunto.


Para conseguir un buen equipo de trabajo, no basta con sumar personas que tengan habilidades emocionales como individuos. Lo hemos visto a menudo en los grupos de música: gente brillante que se muestra incapaz de superar conflictos o de mantener a raya su ego. Los equipos de trabajo necesitan aprender a gestionar grupalmente el objetivo para obtener el éxito.

lunes, 19 de agosto de 2019

Las ventajas del trabajo en equipo en una empresa (por Universia Argentina)

Estamos en AGOSTO, mes de Steve Jobs como ejemplo de líder que fomentó el trabajo en equipo en este Blog. Comparto con vosotros este artículo que me ha resultado interesante.


Los seres humanos somos criaturas sociables que necesitamos vivir en comunidad. Es este instinto natural lo que nos ha hecho trabajar en equipo a lo largo de nuestra existencia para resolver todo tipo de problemas: desde cazar para alimentarnos a construir estructuras para refugiarnos. Trabajar en conjunto siempre nos hizo prosperar. Actualmente, el trabajo en equipo es considerado una dinámica de trabajo eficiente en muchas empresas.

martes, 13 de agosto de 2019

Woody conducción: las lecciones de liderazgo y de trabajo en equipo de Toy Story (por E.A. Marchiori y A. Hatum)

Estamos en AGOSTO, mes de Steve Jobs como ejemplo de líder que fomentó el trabajo en equipo en este Blog. Comparto con vosotros este artículo que me ha resultado interesante.


La tormenta arrecia. Llueve de manera torrencial y los relámpagos iluminan la calle. En este momento, los juguetes advierten que uno de sus compañeros -un pequeño auto a pilas- se encuentra atrapado en una alcantarilla y es arrastrado por el agua y por las hojas hacia el desagüe. A pesar de que lucha de manera denodada por escapar, el torrente lo vence. El momento es dramático. De inmediato, Woody (un cowboy de trapo) organiza al equipo mientras -corriendo el riesgo de ser descubierto por los humanos- se dirige a la ventana desde la que se puede observar la escena. Con la ayuda de Bo Peep (una pastorcita de porcelana), sube a una mesa y da instrucciones. Unas ovejas arman un trampolín con un libro mientras las Barbies se preparan a saltar sobre uno de los extremos para catapultar a Jessie (una cowgirl también de trapo), quien debe destrabar la ventana. Otro grupo consigue una linterna y alumbra al pequeño auto. Sin dudarlo, Woody se aferra a Slinky (un perro salchicha con cuerpo de resorte) y se lanza desde el primer piso. No sin esfuerzo el equipo consigue rescatar al autito.

jueves, 8 de agosto de 2019

AGOSTO: Steve Jobs, impulsor de la era tecnológica gracias a su modelo de trabajo en equipo

Una de las premisas que siempre he tratado de recordar tanto en mi vida personal como en mi trabajo, especialmente desde mi posición en recursos humanos, es sin duda la necesidad de trabajar en equipo para minimizar esfuerzos individuales innecesarios y lograr el objetivo marcado con mayor rapidez, mayor seguridad y mayor unidad del grupo. El trabajo en equipo va a ser el tema que trataré de desarrollar durante los próximos días, personificándolo en la figura del gran Steve Jobs.


Steven Paul Jobs nació en 1955 en San Francisco (California) fruto de la relación entre un inmigrante sirio musulmán y una estadounidense de ascendencia suiza y alemana. Siendo todavía jóvenes estudiantes universitarios tuvieron que entregar a su hijo en adopción a una pareja de clase media de origen armenio. Con sus padres adoptivos, Steve creció en Mountain View, donde cursó la primera y secundaria y comenzó a interesarse por el pionero mundo de la informática. Steve entró en la universidad en 1972, teniéndola que abandonar 6 meses después por el alto coste que suponía. Aun así, durante año y medio continuaba yendo de oyente a las clases, decidiendo irse a la India a un retiro espiritual del cual vino convencido de la fundación de Apple Computer, logrando construir un ordenador personal y promocionándolo en el sector de la informática. Fue así como en 1976, con tan solo 26 años y junto a otros amigos de la adolescencia, logró fundar Apple y convertirse pocos años después en todo un magnate millonario al salir en bolsa la compañía. Los años 80 fueron pioneros en la revolución tecnológica y comenzaron a surgir diferentes competidores en el mercado de los ordenadores personales. A pesar de ello, fueron otros problemas sobrevenidos en la cúpula directiva de Apple los que hicieron que Steve Jobs renunciara a la empresa que él mismo fundó. Fue entonces cuando hizo una inmersión en el mundo del entretenimiento, comprando acciones en lo que después se conocería como Pixar y logrando firmar varios acuerdos para producir películas animadas para Walt Disney, estrenando en 1995 Toy Story, el primer largometraje generado completamente por ordenador y convirtiéndose en la primera película del binomio Walt Disney-Pixar en ganar un Óscar. Pero 13 años después, en 1997, volvió como director ejecutivo a Apple, que en esos momentos estaba pasando por graves problemas financieros. En esta segunda etapa en Apple, cambió el modelo de negocio, aprobó el lanzamiento de iPod y iTunes y dominó completamente el negocio de música en línea en 2009. Steve Jobs fallecía en 2011 a los 56 años a consecuencia de un paro respiratorio derivado de la metástasis del cáncer de páncreas que le fue diagnosticado en 2004.


No me ha sido fácil resumir la corta vida de un emprendedor de tal magnitud que creó una empresa que seguramente nos hace pensar que dispone de un complejo organigrama con diferentes departamentos y la celebración de múltiples reuniones diarias. Pues bien, nada que ver con eso. Steve Jobs siempre pretendió que Apple fuese como una start-up, es decir, una empresa que acaba de arrancar y no consta de un amplio entramado de departamentos. Se trata de una compañía muy colaborativa, en la que la comunicación fluye de manera vertical permitiendo que los empleados cumplan con sus funciones sin necesidad de tener por encima una supervisión constante y donde todos participan en las reuniones con el objetivo de solucionar cualquier problema que haya surgido, aportando ideas que permitan mejorar.
Steve siempre dijo que las reuniones de trabajo debían ser las justas y necesarias y siempre con pocas personas. Su cultura basada en la colaboración de las diversas áreas funcionales le hizo siempre optar por jugadores de primera división, basándose en el desarrollo de equipos de trabajo y teniendo certeza de que tanto Apple como Pixar tenía fichados los mayores talentos del planeta.


Trabajar en equipo es aunar aptitudes, opiniones, potenciar esfuerzos, disminuir el tiempo invertido en las tareas y aumentar así la eficacia en los resultados. La figura de un líder no deja de ser fundamental, en tanto será el promotor de una buena comunicación entre el conjunto de integrantes, estableciendo los objetivos comunes y potenciando las relaciones positivas entre los miembros del grupo.
Saber trabajar en equipo está muy solicitado en cualquier proceso de selección, porque las empresas de hoy en día saben que además de la formación y experiencia de los candidatos, el espíritu colaborativo y de equipo es lo que da la ventaja competitiva en cualquier mercado. Se trata de una forma de trabajar en la que los participantes son responsables de las metas, viéndolas como suyas y por lo tanto dando el máximo y compartiendo el triunfo con el resto del equipo, que a su vez estará actuando del mismo modo.
En resumen y para finalizar. No trabajas en equipo si:

  • Existe una única persona que toma siempre las decisiones.
  • Cada área se preocupa de sus propias metas y culpan a los demás al no lograr alcanzarlas.
  • No se conocen los componentes de las diferentes áreas o no existe comunicación entre ellos.
  • No se confía en algún o algunos de los otros miembros del equipo.
  • Hablas como "yo" en vez de como "nosotros".

"No tiene sentido contratar a personas inteligentes y decirles después
lo que tienen que hacer; contratamos gente inteligente y son
quienes nos tienen que decir lo que hacer" 
Otros artículos relacionados con el "trabajo en equipo":